top of page

La Bota y el Botijo, una artesanía sostenible y refrigerante


artesanía sostenible, bota

Con estos calores lo que más nos apetece es beber algo fresco y que mejor que echar un trago de historia, oficio y artesanía sostenible.


El origen de la bota como recipiente, se pierde en la línea de tiempo, hay referencias a ella en algunos clásicos como, por ejemplo, en Don Quijote de La Mancha, en uno de los capítulos destrozaba enormes botas de vino a base de mandobles.


El oficio del botero no siempre ha estado ligado al mundo rural, hasta hace poco existían talleres en Madrid capital. Antaño, su materia prima procedía de las pieles, concretamente de cabra, más fácil de trabajar y, tanto el curtido como el cosido, se hacían de manera manual.


Hoy día, parte del proceso se ha mecanizado, pero, aun existe una gran mano artesanal como, por ejemplo, la unte de pez para su permeabilidad.



artesanía sostenible, botijo

La historia del botijo no se queda atrás, su origen también se pierde en el tiempo. El más antiguo de España se encontró en la necrópolis de Puntarrón Chico, en Beniaján (Murcia).


El botijo mantiene el agua fresca debido a la exudación del barro y a la porosidad del mismo, algo que se era de especial importancia antes de la llegada de la refrigeración industrial.


En la actualidad, el botijo es un icono decorativo, una traición artesana que ha sabido reinventarse.

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page